El cambio

Ante una situación dada, tenemos siempre dos opciones: cambiarla o aceptarla.

Vivimos en un mundo que aparentemente es gobernado por unos pocos, para beneficio únicamente de esos pocos. Hemos visto que la estructura del sistema está dada en forma de pirámide, y el lugar que ocupan esos pocos que se benefician, está en las partes altas de la pirámide.

Qué pasa entonces con la base de esa pirámide, que está compuesta por la mayoría, el 99% de las personas que vivimos en el mundo? Pasa que tenemos dos opciones: cambiar la situación o aceptarla y seguir así.

Carl G. Jung decía que el cambio debe empezar siempre en alguna parte y que es en el individuo donde debe darse primero. Si una persona busca un cambio y luego otra y otra, todo va a cambiar. Como fichas de dominó que se afectan una a la otra, la base de esa pirámide se va a desplomar.

Qué tengo que hacer yo, como individuo, para buscar e iniciar un cambio?

Son acciones aisladas, pequeñas y grandes. Primero que nada, debemos buscar darnos cuenta de nosotros mismos dentro de un entorno. Darnos cuenta es hacernos conscientes, aquí y ahora, de dónde estamos y quiénes somos.

Y quiénes somos? Somos seres espirituales viviendo una experiencia material y esa experiencia material es solo una parte de muchas otras.  No es la única opción.

Somos seres espirituales que deben buscar siempre información veraz, para que por medio del discernimiento, podamos elegir cuál de todas es nuestra verdad.

La información está en todas partes. Algunas cosas son verdad, otras son falsas. Algunas verdades están ocultas, otras, disfrazadas. Algunas verdades son terribles, y están puestas ahí, demasiado evidentes, pero no las vemos porque tenemos programado nuestro cerebro para no verlas. Son verdades como arcanos. Están ahí. Y tenemos que aprender a verlas.

Para poder encontrar la información veraz tenemos que mirar y buscar en todas direcciones. En occidente, en los medios tradicionales y alternativos, y en oriente, igual.

Cuando empezamos a mirar en todas direcciones, nos vamos a encontrar conque un tema siempre tendrá dos puntos de vista. Esos dos puntos de vista son los que componen la realidad. Si falta uno, no tendremos la realidad completa. Tendremos una realidad medio falsa.

Nos vamos a encontrar con mucha desinformación y tenemos que aprender a navegar por ella, pararnos por encima de ella, para que no nos domine. Trascender la desinformación. Cómo? Buscando informarnos en el lado opuesto. Opuesto aparente.

La verdad está ahí y podemos verla y es una verdad enorme, que todo lo abarca. Y nosotros podemos elegir cuál será nuestra verdad. Y asumirla. Y a partir de ahí, actuar. Decisión es lo que nos falta.

Decisión para asumir que hemos vivido las verdades impuestas por otros en las religiones inventadas, en las ideologías inventadas, en las instituciones  que las sostienen para que nada cambie.

Trabajamos, consumimos, nos dejamos llevar por la publicidad que nos alienta a desear lo que no necesitamos. Nos dejamos llevar por la materia y nuestro verdadero ser se ahoga, se apaga en medio del barullo.

Necesitamos un poco de silencio, acercarnos a nosotros mismos, escucharnos. Darnos cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *