Yo soy María!

Sí, yo soy María. De hecho, tengo dos nombres: María Ileana. Hasta hace unos días, mi nombre para todos los efectos fue Ileana, pero pensé: y por qué no? Y decidí hacer lo que hace tiempo quería hacer pero no me atrevía: quitar ese nombre. No lo estoy haciendo por huir de nada. Lo estoy haciendo para acabar con una parte de mi vida que no me hizo feliz. De acuerdo, uno no es feliz todo el tiempo. La vida no es como los anuncios en que la gente sale sonriendo y haciendo gestos de triunfo. La vida no es así. Es un equilibrio de opuestos. Pero, qué pasa cuando todo lo que has vivido ha oscilado siempre en lo negativo?

Desde que nací he participado en la vida como si hubiera llegado tarde. Es como llegar a jugar a un parque en que se adivinaba el sol y miles de niños jugando, y cuando llegabas, estaba el sol todavía, acompañado de un montón de sombras, estaba la ausencia de los niños y el viento era el único jugando en los columpios…

Mi nombre es María y me parece un nombre suave y dulce de pronunciar. María! Quiero vivir como nunca he vivido, con la certeza de que tengo derecho a vivir, a manifestarme, a expresarme. A partir de hoy, quiero vivir con quien yo quiera y como yo quiera. Yo sé que la libertad en este mundo existe y que el único camino para ser libre es ser consciente de la realidad.

Ser consciente es algo que aprendí poco a poco y lo heredo de mi vida pasada. Ser consciente es dar un paso y ver un poco de luz, es atisbar en los rincones todas las porciones de verdad que se encuentran desperdigadas por el mundo.

Ser consciente es lo mejor que me pudo pasar. Claro, a veces tener todo tan claro es motivo de soledad. Porque los demás no entienden cuando lo contás. Es más, te dicen: “ya deja de conspirar” y viví en el mundo que es como es desde siempre. Y uno quiere decir que el mundo puede ser mejor, que el mundo puede llegar a ser un lugar en el que todos, absolutamente todos, tenemos derechos… aunque no tengamos plata. Aunque no tengamos contactos. Aunque tengamos que estar empezando de cero cada rato. Pero ahí, en ese empezar una y otra vez, es en donde se adivina la libertad.

Yo soy María y soy libre. Y quisiera que otros que se creen libres, también lo sean de verdad. Recuerdan la canción Imagine, de John Lennon:

“Imagina que no hay Cielo,
es fácil si lo intentas.
Sin infierno bajo nosotros,
encima de nosotros, solo el cielo.

Imagina a todo el mundo.
viviendo el día a día…
Imagina que no hay países,
no es difícil hacerlo.

Nada por lo que matar o morir,
ni tampoco religión.
Imagina a toda el mundo,
viviendo la vida en paz…

Puedes decir que soy un soñador,
pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros,
y el mundo será uno solo.

Imagina que no hay posesiones,
me pregunto si puedes.
Sin necesidad de gula o hambruna,
una hermandad de hombres.
Imagínate a todo el mundo,
compartiendo el mundo..”

Un comentario sobre “Yo soy María!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *